Categoría: FREIDORAS

Filtros activos

FREIDORA ELECTRICA MAXI...

265,00 €

FREIDORAS

   

   El mundo de la fritura siempre ha sido una de las partes más importantes de los negocios dedicados a la cocina. La tecnología y la producción de la maquinaria profesional consigue resultados óptimos en este campo si los comparamos con los que podemos conseguir a nivel doméstico: con el mismo producto una freidora profesional consigue resultados mucho más satisfactorios que lo que obtenemos con los medios caseros.

  Antes de lanzarnos a la compra de una freidora profesional, es bueno tener en cuenta varios aspecto:

 

1. ¿Freidoras eléctricas o a gas?
2. La importante relación entre los Kw de potencia y los litros de aceite.
3. Las freidoras de fabricación china.
4. Valentine: el termostato de 3 tiempos.
 

 

          

 

     

¿Freidoras eléctricas o a gas? 

   La elección de la freidora, si va a trabajar con electricidad o con gas (ya sea de red o de botella) es una elección muy particular del cliente y depende de varios factores, como las condiciones de conexión del establecimiento (no todos los clientes tienen conexión de gas y no todos los clientes tienen conexión trifásica). Pero es bueno conocer algunos elementos para saber qué ventajas o inconvenientes nos ofrece una freidora eléctrica y una de gas.

   El primer elemento a tener en cuenta es el económico. Si el negocio tiene mucha producción de fritos, la freidora consumirá bastante energía y, en estos momentos, el kw eléctrico es bastante más caro que el de gas, de manera que al final del año la diferencia de precio por el consumo puede ser muy importante: la freidora eléctrica tiene un consumo más caro.

   Por otro lado, el precio de compra de la máquina eléctrica es bastante más barato que el de la máquina de gas. Esto se debe a que la tecnología utilizada para el funcionamiento de una máquina de gas tiene componentes más caros (los quemadores, las válvulas termostáticas...) que los utilizados en una freidora eléctrica (resistencia, termostato...): la freidora de gas es más cara.

   Una freidora de gas necesita más espacio para ubicar las piezas que necesita para funcionar. Ese es un motivo por el que los fabricantes no suelen ofrecer freidoras de gas de poca capacidad (el modelo más pequeño suele ser de 7 u 8 litros de aceite).

   Otro aspecto a tener en cuenta es el del mantenimiento de la máquina. Cualquier máquina de combustión necesita una limpieza y mantenimiento más continuo para quitar el hollín de los quemadores. Las freidoras eléctricas no ofrecen este problema.

   Ya tenemos algunos detalles de lo que nos dará una freidora de gas y de lo que nos ofrece una freidora eléctrica. La elección ahora es más fácil.

 

 

     

La importante relación entre los kw de potencia y los litros de aceite 

   ¿Por qué en algunos sitios las patatas fritas son más crujientes y en otros quedan más aceitosas? Aparte de la calidad del producto y del servicio, la respuesta suele encontrarse en la freidora. Para una máquina no es lo mismo calentar 10 litros de aceite con 6 kw de potencia que con 4 kw, no es lo mismo que las croquetas estén en aceite a 180 ºC que a 130ºC y no es lo mismo freir patatas a temperatura ambiente que patatas congeladas. Estos factores alteran el producto final que aparece en el plato.

   La fritura adecuada y saludable debe presentar un alimento seco y crujiente y para conseguirlo la máquina debe ser capaz de freír el producto en poco tiempo, de manera uniforme y a temperatura máxima (nunca superior a 190 ºC).

   Si ponemos una porción de patatas congeladas en el interior de una cuba llena de aceite  que está a 180 ºC, por lógica la temperatura general bajará a unos 100 o 110 ºC. La freidora hará que esa temperatura suba a los ótimos 180ºC en más o menos tiempo dependiendo de la potencia que tenga (ya sea en gas o eléctrica). Según los cálculos de los fabricantes, si la relación es inferior a 0,6 kw de potencia por litro de aceite, la freidora tardará bastante tiempo en recuperar la temperatura adecuada para la fritura, con lo cual el producto se cocerá antes de empezarse a freír, aumentando el consumo de aceite y obteniendo un resultado indigesto. 

   Así, que si vamos a freír bastante producto congelado es importante ver la potencia de la máquina que vamos a adquirir para que el resultado sea satisfactorio y represente la diferencia entre que un cliente nos elija o no. 

 

     

Las freidoras de fabricación china 

   La globalización llegó al mundo de la hostelería a principios de siglo de forma abrupta y desordenada: llegaba de todo a precios increíbles. Con el tiempo se van ajustando los precios y también las calidades de todo producto de fabricación de Oriente, básicamente china. El tema de las freidoras fue concretamente muy especial.

   Una freidora eléctrica de poca capacidad es básicamente una cubeta de acero inoxidable, una resistencia que calienta, una cesta para el producto y un termostato que ordena la temperatura. Con esos componentes básicos, los restaurantes y bares se llenaron de freidoras chinas muy sencillas y de calidad cuestionable. Con el paso del tiempo se comprobó que la calidad de las cestas era muy mejorable, que las protecciones eléctricas no existían (lo contactores, por ejemplo) y que a la larga lo barato puede salir caro.

   Actualmente las freidoras eléctricas de origen chino ya no son tan competitivas porque el mercado absorbió muchas en sus inicios, pero el cliente también creó una desconfianza por los problemas que tuvo en poco tiempo y las fábricas nacionales pudieron ofrecer un producto de más calidad por un poquito más de precio.

   Diferente es el caso de las freidoras de gas. También llegaron algunas de China, pero las muchas carencias de medidas de seguridad hicieron que no fueran homologables para su uso en la Comunidad Europea, y las exigencias de componentes que pedía Europa a las fábricas chinas hicieron que muchos fabricantes decidieran no ofrecer este producto. 

  En definitiva, si para nuestro negocio la fritura es escasa o puntual y eléctrica podemos arriesgarnos por una freidora de fabricante chino, si es algo más que eso MEJOR BUSCAR UN PRODUCTO EUROPEO.

 

     

Valentine: el termostato de 3 tiempos

   Si estás pensando en ofrecer a tus clientes una fritura crujiente y seca con una freidora eléctrica, que proteja las propiedades del aceite (con el consiguiente ahorro) y ofrezca una optimización de la potencia en kw... estás pensando en VALENTINE.

   La freidora eléctrica Valentine, de fabricación suiza, está dotada de un termostato de 3 contactos, que es un sistema patentado de control de la temperatura del aceite, especialmente indicado cuando se quieren freír productos congelados.

   Cuando se introduce la cesta llena de producto congelado la temperatura del aceite, obviamente, baja de los habituales 180 ºC a más o menos unos 110 ºC. La freidora Valentine mediante su termostato ordena a las resistencias calentar a máxima potencia, reduciendo el tiempo que se tarda en volver a la temperatura adecuada para la fritura (ésto suele representar entre 30 y 50 segundos). Durante el tiempo en el que el aceite no tiene la temperatura óptima, la patata se está cociendo y no friendo. Con Valentine, la patata que se obtiene es crujiente, seca, sin aceite añadido y perfectamente saludable. Este sistema de control de temperatura también tiene una posición de reposo: la freidora nota que no hay producto en el aceite y mantiene su temperatura para no dañar las propiedades del mismo.

 

FREIDORAS