Categoría: FABRICADORES DE HIELO

Filtros activos

FABRICADORES DE HIELO

   

   Las máquinas fabricadoras de hielo son parte esencial para negocios con servicio de bebidas frías y, cuando el hielo fabricado no es en cubitos, son importantes en negocios de presentación de productos frescos sobre camas de hielo.

   La calidad del hielo repercute en la imagen del negocio, la cantidad o lo macizo de su composición repercute en la rentabilidad y la disponibilidad constante repercute en la eficacia. Los diferentes formas de hielo, sus aplicaciones prácticas y los tipos de máquinas que lo fabrican es lo que vamos a ver a continuación.

 

1. ¿Es rentable un fabricador de hielo en cubitos?
2. Tipos diferentes de hielo.
3. Refrigeración por AIRE o por AGUA.
4. Fabricadores con almacén o modulares.
 

 

          

 

     

¿Es rentable un fabricador de hielo en cubitos?

     

    El debate sobre si es o no necesaria la adquisición de un fabricador de hielo para un bar o restaurante, en contraposición a la compra frecuente de bolsas de hielo es un tema recurrente cuando se valora la inversión en un negocio. Abordemos este tema de manera general para que cada cuál llegue a sus conclusiones particulares.

   

    La compra de una máquina fabricadora de hielo tiene su principal inconveniente en su inversión inicial, el consumo eléctrico y de agua mensuales son gastos menores. Aparte del dinero, el resto son ventajas. la compra semanal de bolsas de cubitos de hielo tiene la ventaja de que el dinero que invertimos es menor en un primer momento. Aparte de este primer ahorro, el resto son inconvenientes.

  

    Si miramos la inversión en una perspectiva anual, según varios estudios, el dinero empleado en la compra del fabricador de hielo medio de unos 50 kgs de producción comparado con el dinero que gastamos en la misma proporción de hielo comprado en bolsas de forma semanal es, como mínimo, una cuarta parte. Los gastos de mantenimiento mensuales en recibos de electricidad y agua es parecido al que debemos emplear en algún otro congelador para mantener las bolsas de hielo que si las compramos semanalmente.

  

     La calidad de los cubitos de hielo, su tamaño, su forma, su soltura, son muy diferentes si compramos el hielo en bolsas o si lo fabricamos diariamente con nuestra máquina. La programación de demanda del hielo que se necesita en un momento puntual (quien tiene negocio sabe que no todos los días son iguales y que los imprevistos están a la orden del día) es más fácil de modular con una máquina de hielo instalada que con una compra urgente o una compra previa (o faltará o sobrará hielo, como en las fiestas particulares). El espacio de almacenamiento es otro inconveniente que tienen las compras de bolsas de hielo.

 

 

     

Tipos diferentes de hielo  

     

     Cuando hablamos de máquinas fabricadoras de hielo no sólo nos referimos a las cubiteras que se suelen ubicar bajo las barras de los bares y restaurantes y que fabrican un cubito de hielo destinado a enfriar los refrescos y licores que consumimos, hay varios tipos de fabricadores que producen varias formas de hielo y algunas de ellas forman parte del mundo de la hostelería:

 

    El hielo que se presenta en CUBITOS es el más habitual en nuestro sector. Según el fabricante y el proceso de producción, el hielo acaba adquiriendo una forma determinada u otra. El más habitual es el cubito de hielo macizo más o menos cuadrado o con forma más o menos cilíndrica que acompaña a nuestra bebida. Si el cubito es cristalino pero macizo se diluirá más lentamente en la bebida consiguiendo enfriarla sin aguarla demasiado rápido. Este cubito suele tener unos 40 / 42 gramos de peso y es el habitual en los fabricadores de hielo de hostelería. Se suele usar en vasos de tubo. Los cubitos de mayor tamaño, de unos 60 / 63 gramos de peso, ocupa mayor espacio en el vaso y suele ser el elegido en pubs y discotecas para servir licores, con mayor poder de enfriamiento y ahorro en la cantidad de alcohol en vaso. Los cubitos más pequeños, de entre 13 y 20 gramos, son más comunes en entornos domésticos y para bebidas tropicales. 

 

     El hielo GRANULAR o TROCEADO tiene un habitual uso en presentaciones de productos y pescaderías. Hay  una especial producción de este tipo de hielo destinada a coctelerías, porque es un hielo SECO. El más habitual, el hielo HÚMEDO contiene un porcentaje mayor de humedad, siendo idóneo para supermercados, pescaderías y otros negocios del sector de la alimentación.

 

     El hielo PICADO (que suele obtenerse en máquinas que trituran cubitos de hielo) es un hielo que se destina a la preparación de raspados, bebidas frappé, bebidas granizadas, cócteles y presentación de alimentos.

  

 

     

Refrigeración por AIRE o por AGUA 

    

   El motor de un fabricador de hielo se calienta durante su funcionamiento y debe refrigerarse. Dicha refrigeración se puede producir de dos maneras: por agua o por aire, y el fabricador de hielo es la única máquina del mercado de hostelería que ofrece elegir la opción.

 

  La refrigeración de la máquina por medio de AGUA tiene, como todo en la vida, sus ventajas y sus inconvenientes. La ventaja principal es que consigue una mejor y más rápida refrigeración que la otra y esto repercute en que conseguimos unos pocos cubitos más de producción a lo largo del día (no mucho más de 1 kg de hielo, dependiendo de la capacidad del fabricador). Los inconvenientes de este sistema vienen determinados por los problemas que trae asociado el empleo de agua en las máquinas. La primera consecuencia negativa es el recibo de consumo de agua (que será elevado) y, si el agua de la zona no tiene buena calidad, la cal es un problema muy importante. Para contrarrestar el tema de la cal deberemos poner remedio con sistemas de descalcificación que complica el funcionamiento y encarece la inversión en estos equipos. 

 

   La refrigeración por AIRE de un fabricador de hielo ofrece un rendimiento algo menor (poco apreciable) y trae problemas a la hora de encastrar la máquina, ya que es recomendable dejarla "respirar" para que ventile, aunque los fabricantes se esmeran en diseñar el sistema de ventilación frontal en sus productos para paliar esta consecuencia. Los fabricadores con refrigeración por aire evitan el problema básico de la cal como consecuencia de la condensación, pero sólo en menor medida, ya que una máquina que necesita agua para fabricar hielo nunca está a salvo de este problema.

 

     

Fabricadores con almacén o modulares 

    

   Los fabricadores de hielo son máquinas que, a la vez que hacen hielo en cubitos, escamas o trozos, tienen almacén para conservarlos. Aunque no todos. Las máquinas con gran capacidad de producción necesitan grandes depósitos de almacén y es mucho más factible que ambas funciones se separen.

   

    Las máquinas de hielo que llevan incorporado su almacén son los modelos de producción pequeña o media, con un almacenaje de hasta unos 70 kgs de hielo. Suelen ser las máquinas que vemos en bares y restaurantes para colocarlas bajo la barra (muy prácticas y con producción suficiente). Para negocios con necesidades superiores a 100 kgs ya hay que recurrir a máquinas modulares con depósitos separados. Estas suelen verse en supermercados o pescaderías, donde el hielo se precisa en grandes cantidades y no suelen ser del tipo "cubito".

 

 

                                                

FABRICADORES DE HIELO